20/04/2020 – Lunes de la 2ª Semana de Pascua. – Lecturas del día

el

PRIMERA LECTURA
Al terminar la oración, los llenó a todos el Espíritu Santo, y predicaban con valentía la palabra de Dios.
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 23-31

En aquellos días, Pedro y Juan, puestos en libertad, volvieron a los suyos y les contaron lo que les habían dicho los sumos sacerdotes y los ancianos.

Al oírlo, todos invocaron a uno a Dios en voz alta, diciendo:

«Señor, tú hiciste el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos; tú que por el Espíritu Santo dijiste, por boca de nuestro padre David, tu siervo:

“¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos planean proyectos vanos? Se presentaron los reyes de la tierra, los príncipes conspiraron contra el Señor y contra su Mesías”.

Pues en verdad se aliaron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato con los gentiles y el pueblo de Israel contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste, para realizar cuanto tu mano y tu voluntad habían determinado que debía suceder. Ahora, Señor, fíjate en tus amenazas y concede a tus siervos predicar tu palabra con toda valentía; extiende tu mano para que se realicen curaciones, signos y prodigios por el nombre de tu santo siervo Jesús».

Al terminar la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos; los llenó a todos el Espíritu Santo, y predicaban con valentía la palabra de Dios.

Palabra de Dios.

Sal 2, 1-3. 4-6. 7-9
R. Dichosos los que se refugian en ti, Señor.

¿Por qué se amotinan las naciones,
y los pueblos planean un fracaso?
Se alían los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Mesías:
«Rompamos sus coyundas,
sacudamos su yugo». R.

El que habita en el cielo sonríe,
el Señor se burla de ellos.
Luego les habla con ira,
los espanta con su cólera:
«Yo mismo he establecido a mi Rey
en Sión, mi monte santo». R.

Voy a proclamar el decreto del Señor;
él me ha dicho: «Tú eres mi hijo:
yo te he engendrado hoy.
Pídemelo:
te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como jarro de loza». R.

Aleluya Col 3, 1
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

Si habéis resucitado con Cristo,
buscad los bienes de allá arriba,
donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. R.

EVANGELIO
El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 3, 1-8

Había un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo:

«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él».

Jesús le contestó:

«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios».

Nicodemo le pregunta:

«¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer? ».

Jesús le contestó:

«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».

Palabra del Señor.

[:en]

[:]

20/04/2020

READING OF THE DAY

A reading from the Acts of the Apostles
ACTS 4:23-31

After their release Peter and John went back to their own people
and reported what the chief priests and elders had told them.
And when they heard it,
they raised their voices to God with one accord
and said, “Sovereign Lord, maker of heaven and earth
and the sea and all that is in them,
you said by the Holy Spirit
through the mouth of our father David, your servant:

Why did the Gentiles rage
and the peoples entertain folly?
The kings of the earth took their stand
and the princes gathered together
against the Lord and against his anointed.

Indeed they gathered in this city
against your holy servant Jesus whom you anointed,
Herod and Pontius Pilate,
together with the Gentiles and the peoples of Israel,
to do what your hand and your will
had long ago planned to take place.
And now, Lord, take note of their threats,
and enable your servants to speak your word
with all boldness, as you stretch forth your hand to heal,
and signs and wonders are done
through the name of your holy servant Jesus.”
As they prayed, the place where they were gathered shook,
and they were all filled with the Holy Spirit
and continued to speak the word of God with boldness.

GOSPEL OF THE DAY

From the Gospel according to John
JN 3:1-8

There was a Pharisee named Nicodemus, a ruler of the Jews.
He came to Jesus at night and said to him,
“Rabbi, we know that you are a teacher who has come from God,
for no one can do these signs that you are doing
unless God is with him.”
Jesus answered and said to him,
“Amen, amen, I say to you,
unless one is born from above, he cannot see the Kingdom of God.”
Nicodemus said to him,
“How can a man once grown old be born again?
Surely he cannot reenter his mother’s womb and be born again, can he?”
Jesus answered,
“Amen, amen, I say to you,
unless one is born of water and Spirit
he cannot enter the Kingdom of God.
What is born of flesh is flesh
and what is born of spirit is spirit.
Do not be amazed that I told you,
‘You must be born from above.’
The wind blows where it wills,
and you can hear the sound it makes,
but you do not know where it comes from or where it goes;
so it is with everyone who is born of the Spirit.”